Mes: febrero 2009

Recent Posts
OffTopic

Roma: ¿Contribución social?

Todos los caminos llevan a Roma

La historia de Roma ha sido siempre una de las grandes épocas en la humanidad debido a su manera de vivir, de organizarse, por su cultura y sobre todo por el modo en que sistemáticamente conquistaron el mundo en la época antigua, sin duda, una de las grandes civilizaciones que cautivaron y siguen cautivando a cientos de personas.

Entre las cosas que caben destacar está el modo de organización tan metódica que tenían las centurias romanas. Agrupados en filas, los soldados se protegían unos con otros entrecruzando sus escudos de manera que no fueran tan vulnerables. Esta forma tan ingeniosa de protección en filas escalonadas hicieron que sus enemigos se confundieran y como consecuencia, ser menos vulnerables a los ataques ya que esto les permitía volver rápidamente al combate, estrategia que les permitió conquistar el mundo antiguo.

Pero ¿cómo eran los soldados romanos en su manera de pensar? Para estar plenamente capacitados para el combate y las condiciones externas en las campañas de guerra, los romanos se preparaban de tal manera que su espíritu poseía una parte campesina y una de soldado, esta capacidad de adaptación les permitía tener más oportunidades de sobrevivir en un campo de batalla al estar envueltos dentro de la dualidad campesino-guerrero.

Todas estas virtudes comprenden el espíritu del que el romano estaba compuesto, disciplinas que al adaptarlas a la pax romana el soldado no solo era capaz de combatir a sus enemigos, sino que también era capaz de construir caminos, medir terrenos e inclusive abrir un sistema de drenaje. Demasiadas disciplinas en una sola persona era lo que hacía de Roma el Imperio mejor organizado y temido de todos.

Desde su fundación por los gemelos Rómulo y Remo, poco a poco la ciudad de Roma comenzó a adquirir esa fuerza que lo caracterizó pero que sistemáticamente también influyó en su decadencia. El vasto imperio romano convirtió a sus enemigos en aliados influyendo en lo que ellos consideraban la idea de civilizar a los pueblos bárbaros que se les oponían.

El espíritu por el que ellos se guiaban era la convicción fiel a sus creencias, los dioses que les auguraban la buena fortuna era parte de lo que les motivaba a seguir, la idea de que había otra vida después de esta los elevaba al extremo de sentir la grandeza de la eternidad.

Sumado a esto, los grandes avances en las ciudades que fundaban los romanos eran notables de manera que “todos los caminos llevan a Roma”, es decir, construían los caminos para transitar sin dificultad dentro de sus territorios. Todos estos conjuntos llevaban a suponer que el gran Imperio Romano nunca caería, la forma en que edificaban sus ciudades y la manera en que entrenaban a los soldados hacía que todo estuviera resuelto. Sin embargo, la subordinación de soldados y habitantes fueron acabando poco a poco con la majestuosa ciudad y su imperio. La eternidad con la que tanto soñaron se había perdido.

La aportación que hizo el imperio a la formación europea fue la introducción de la civilización, actualmente, su cultura llega incluso a ciudades de occidente, inspiradas en la grandeza de dicho imperio. No había quienes se les igualaran, tanto en majestuosidad como en la manera en que las famosas centurias se organizaban bajo las órdenes del César. Las cualidades que ayudaron al romano en sus primeras luchas con la naturaleza continuaron siendo para él las virtudes supremas de las que jamás se desprendería.

El resultado de estas conjunciones aseguraron la estabilidad de un imperio, pues siempre fueron en pos del progreso llevándolo a los demás pueblos conforme los iban conquistando. Tanto por sus costumbres religiosas como militares llegaron a hacer de Roma un lugar amado por sus habitantes pero temido por los otros.

Fotografía por: MarcelGermain via photopin cc